Y hubo golpe en Brasil

El sueño de la derecha brasileña, desde 2002, se ha realizado. No bajo las formas anteriores que ha intentado. No cuando intentó tumbar a Lula en 2005, con un impeachment, que no prosperó. No con los intentos electorales, en 2006, 2010, 2014, cuando fue derrotada. Ahora encontraron el atajo, para interrumpir los gobiernos del PT, aún más cuando seguirían perdiendo elecciones, con Lula como próximo candidato.

Fue mediante un golpe blanco, para el cual los golpes de Honduras y Paraguay han servido como laboratorios. Derrotada en 4 elecciones sucesivas, y con el riesgo enorme de seguir siéndolo, la derecha buscó el atajo de un impeachment sin ninguna fundamento, contando con la traición del vicepresidente, elegido dos veces con un programa, pero dispuesto a aplicar el programa derrotado 4 veces en las urnas.

Valiéndose de la mayoría parlamentaria elegida, en gran medida, con los recursos financieros recaudados por Eduardo Cunha, el unánimemente reconocido como el más corrupto entre todos los corruptos de la política brasileña, la derecha tumbó a una presidenta reelegida por 54 millones de brasileños, sin que se configurara ninguna razón para el impeachment.

Es la nueva forma que el golpe de la derecha asume en América Latina.

Es cierto que la democracia no tiene una larga tradición en Brasil. En las últimas nueve décadas, hubo solamente tres presidentes civiles, elegidos por el voto popular, que han concluido sus mandatos. A lo largo de casi tres décadas no hubo presidentes escogidos en elecciones democráticas. Cuatro presidentes civiles elegidos por voto popular no concluyeron sus mandatos.

No queda claro si la democracia o la dictadura son paréntesis en Brasil. Desde 1930, lo que es considerado el Brasil contemporáneo, con la revolución de Vargas, hubo prácticamente la mitad del tiempo con presidentes elegidos por el voto popular y la otra mitad, no. Más recientemente, Brasil tuvo 21 años de dictadura militar, más 5 años de gobierno de José Sarney no elegido por el voto directo, sino por un Colegio Electoral nombrado por la dictadura – esto es, 26 años seguidos sin presidente elegido democráticamente -, seguidos por 26 años de elecciones presidenciales.

Pero en este siglo, Brasil estaba viviendo una democracia con contenido social, aprobada por la mayoría de la población en cuatro elecciones sucesivas. Justamente cuando la democracia empezó a ganar consistencia social, la derecha demostró que no la puede soportar.

Fue lo que pasó con el golpe blanco o institucional o parlamentario, pero golpe al fin y al cabo. En primer lugar porque no se ha configurado ninguna razón para terminar con el mandato de Dilma. En segundo, porque el vicepresidente, todavía como interino, empezó a poner en práctica no el programa con el cual había sido y elegido como vicepresidente, sino el programa derrotad 4 veces, 2 de ellas teniéndole a él como candidato a vicepresidente.

Es un verdadero asalto al poder por el bando de políticos corruptos más descalificados que Brasil ya ha conocido. Políticos derrotados sucesivamente, se vuelven ministros, presidente de la Cámara de Diputados, lo cual no sería posible por el voto popular, solo por un golpe.

¿Qué es lo que espera a Brasil ahora?

En primer lugar, una inmensa crisis social. La economía, que ya venía en recesión hace por lo menos tres años, sufrirá los efectos durísimos del peor ajuste fiscal que el país ha conocido. El fantasma de la estanflación se vuelve realidad. Un gobierno sin legitimidad popular, aplicando un duro ajuste en una economía en recesión, va a producir la más grande crisis económica, social y política que el país ha conocido. El golpe no es el final de la crisis, sino su profundización.

Es una derrota, la conclusión del período político abierto con la primera victoria de Lula, en 2002. Pero, aun recuperando el Estado y la iniciativa que ello le propicia, la derecha brasileña tiene muy poca fuerza para consolidar a su gobierno.

Se enfrenta no solo a la crisis económica y social, sino también a un movimiento popular revigorizado y al liderazgo de Lula. Brasil se vuelve un escenario de grandes disputas de masas y políticas. El gobierno golpista intentará llegar al 2018 con el país deshecho, buscando impedir que Lula sea candidato y con mucha represión en contra de las movilizaciones populares. El movimiento popular tiene que reformular su estrategia y su plataforma, desarrollar formas de movilización amplias y combativas, para que el gobierno golpista sea un paréntesis más en la historia del país.

Foto de portada: Dilma durante el juicio / AFP.

(Tomado de Cubadebate)

2 Responses to Y hubo golpe en Brasil

  1. Respecto a democracia, no hay diferencias apreciables entre Brasil y Cuba y mucho menos con el resto de Latinoamerica. Si el Brasil ha sido gobernado la mitad del tiempo por dictadores,entonces Cuba le saca amplia ventaja, ya que tenemos en nuestro haber dos “dictablandas” y una DICTADURA pero DURA de verdad. La de Machado fue de “Hombre Fuerte” y se le declaro “Dictador” por la bravata de reelegirse, rompiendo con lo acordado. Se le llama “Dictablanda” simplemente porque no podia controlar al gran capital,ni a la prensa,ni a los demas partidos y asociaciones u organizaciones sociales,en primer lugar los sindicatos. Retirado el apoyo de las “fuerzas vivas” ,tuvo que marcharse, Duro un cuatrienio como Hombre Fuerte,del 29 al 33,ya que en el periodo anterior ejercio con aprobacion mayoritaria.
    Batista fue “Hombre Fuerte” del 52 al 58,por casi un septenio y abdico por las mismas razones que Machado,incluyendo el retiro del apoyo Yanki. Del 59 a la fecha,aunque gradualmente al principio y contando con suficiente apoyo popular durante casi la mitad del tiempo, hemos estado viviendo bajo una Dictadura Totalitaria de tipo MONARQUICO.
    Pronto la sumatoria Dictadura+Tirania alcanzara la cifra de 4+7+ 58= 69 anhos. Ah,olvidaba el estreno de Batista como “Hombre Fuerte” del 33 al 40,nada que no hay quien nos gane,llegamos a 76. Para que hablar de lo que resta de la “Chambelona”, arrancando el 20 de Mayo de 1902.
    Volviendo al Brasil,no hay que ser ni fanatico ni ciego,tanto la derecha como la izquierda estan corruptas hasta sus respectivas medulas,quizas la menos sea Dilma,pero peco al querer proteger a sus acolitos,empezando por Lula,que por mucho que lo niegue y aunque haya guardado muy bien la ropa,evidentemente no resiitio la tentacion. Por otro lado,no puede arguirse que Dilma fue sacada por la oposicion,fue si se quiere traicionada o apartada por sus socios mayoritarios,asi de simple.
    Indiscutiblemente las razones son de indole politica y material, como por ejemplo el asunto de los BRICS, no seguir exactamente las indicaciones Washingtonianas,su tolerancia con los Castros y el titere de estos en Caracas, control en UNASUR,etc,pero la corrupcion de varios altos cargos en el PT,con la anuencia o mirada para otro lado de Lula,facilitaron la movida.
    Si la izquierda quiere recuperar la confianza del pueblo esta obligada a desterrar la corrupcion de sus filas y retirar a Lula o sea acabar con el Caudillismo.
    No hay por que apoyarlos si son la misma cosa pero con mas demagogia.

Leave a reply

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados