La Habana se sacudió desde el primer swing de la guitarra; y luego cayó a los pies de esos señores, leyendas del rock and roll en el mundo, que este viernes llegaron a enseñarnos lo que nos habíamos perdido durante décadas.

Aún con tantas arrugas juntas, muchos llegamos a instalarnos, cuando la voz rasgada (y puede que hasta doblada) de Mick Jagger insinuó “Angie“, la de ojos tristes que andaba en nuestras bandas sonoras desde siempre, desde los compendios de baladas de de rock que los vendedores ilegales de CDs pusieron de moda. Aunque nunca, obviamente, por encima de Satisfaction, el único cierre permitido para este encuentro de “más vale tarde que nunca”.

Y para qué hablar de lo que pudo haber sido, si a las cuatro generaciones de cubanos que gratuitamente habitaron la Ciudad Deportiva (incluso desde el día anterior) solo les importa el “finalmente estamos aquí” que Jagger confesó a mitad de concierto, como al quinto cambio de ropa, luego de decirnos: “ustedes están en talla”.

Para qué señalar las fallas de un concierto tan esperado, si lo único que importó durante las más de dos horas de exorcismo fue el cielo y los diamantes.

Véanlo ustedes mismos:

Y, sorpresa: Richard Gere, el afamado actor estadounidense, también asistió al concierto:

richard-gere-havana
Imagen tomada de la Televisión Cubana.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

One Response to Los Rolling Stones y los diamantes

Leave a reply

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados