Beatriz se paró al lado mío y me preguntó: “¿Tú no quieres una Ley de Protección Animal?… Para que haya menos perros abandonados, para que no los maltraten en algunos lugares…”. Dije que sí, claro. “Estamos recogiendo firmas, ¿quieres firmar? Si llegamos a 10 mil, podemos presentar una propuesta de ley a la Asamblea Nacional”.

Cuando estaba en el preuniversitario yo había firmado por que no quitaran las peñas de rock, y después tratando de impedir que expulsaran a un muchacho de la escuela. Pero nunca nada como esto. Ni parecido. La lista pedía varios datos personales, y con ello quedaba demostrado que uno es un ciudadano realmente existente y no otro número más. Firmé.

La iniciativa proviene del grupo Protección Animales de la Ciudad (PAC), creado a finales de 2012, y que ahora reúne a dos mil miembros, todos voluntarios. Su objetivo es sacar de las calles, o evitar que lleguen allí, perros y gatos dejados a su suerte; además de crear conciencia respecto al maltrato animal.

11951380_499606143526661_211646731372204253_n

Casi tres mil seguidores en Facebook, una lista de distribución con casi 800 direcciones electrónicas, y el siempre efectivo contacto persona a persona, configuran la base fundamental de su trabajo. Un ejemplo:

El viernes 23 de octubre circuló un correo que pedía auxilio para una perrita recién parida y sus seis cachorros, que mal estaban en los bajos del hotel Capri. Hacía falta transporte para trasladarlos hasta Alamar, y alguien que pusiera un par de manos extras a la hora de recogerlos.

El domingo 25, otro mensaje contaba que el mismo día Alex los llevó a casa de Jessica, donde estarían por un tiempo, hasta que la madre fuera esterilizada y los pequeños adoptados. “Jessica necesita toda la ayuda que podamos brindarle, así que ahora es tu turno: comunícate y apóyala con los recursos que puedas, de manera que no esté sola en este empeño”, embullaba el correo de la victoria.

A diario PAC envía y publica en redes sociales fotos de “perris y mininos” en adopción, donde describen su comportamiento, si son cariñosos o malcriados, hasta el color de sus ojos. Nombres simpáticos (Boni, Niña, Pantaleón, Negri, Laika) y caritas de yo no fui, pretenden sumar –seducir- a todos los que alcancen, tratan de encontrar hogares para los “amigos de cuatro patas”.

Durante reuniones efectuadas en algunas localidades, los protectores querían diagnosticar las principales dificultades animalescas de cada sitio. A pesar de lograr casi el 90 por ciento de las adopciones, organizar campañas de vacunación y desparasitación con recursos donados por la propia gente, no bastaba. Pronto vieron que estaban enfrentando solo los efectos del problema.

Había pues que dirigirse a las causas; ergo, necesitaban una ley. Sucel Jurado, responsable general de PAC, recuerda: “En ese momento se veía como algo utópico: ‘sí, la necesitamos, pero cómo la hacemos’, ‘nosotros no somos nadie para hacer una ley’. En todas las reuniones prácticamente era lo mismo”.

Al derecho

Sandra iba caminando por Boyeros, casi llegando a la avenida Carlos III. Al lado de la Sala Polivalente Ramón Fonst, un hombre golpeaba a un dálmata amarrado a un árbol.

Sandra cruzó la calle, le exigió al tipo que no hiciera aquello, que por qué lo hacía, que cómo podía ser tan salvaje. Quizás le alzó la voz, estaba nerviosa. El hombre contestó que tenía que enseñar al perro, porque lo había mordido, y continuó pegándole en la boca. El dálmata sangraba.

Sandra llamó a la policía desde su celular. Le contestaron que ellos no atendían casos de ese tipo. Al borde de la impotencia, ella intentaba no llorar, mientras martillaba inútilmente en su cabeza: “¿A quién llamo?, ¿a quién llamo?, ¿a quién llamo?”.

Foto: Carlos Ernesto escalona Martí (Kako).
Foto: Carlos Ernesto escalona Martí (Kako).

El Artículo 27 de la Constitución se refiere a la protección de la flora y la fauna, pero, en opinión de Jurado, resulta tan general que no toca a los animales domésticos. “Se están viendo muchas, muchas escenas de violencia hacia los animales. Cuando un psicólogo analiza en profundidad tal conducta, observa que esa persona también puede ser violenta con los demás, con su familia. Y hay niños que crecen viendo esos comportamientos”.

Por otra parte, el Artículo 88, en su inciso G, consigna que la iniciativa de las leyes compete a los ciudadanos. “En este caso será requisito indispensable que ejerciten la iniciativa diez mil ciudadanos, por lo menos, que tengan la condición de electores”.

Entonces los de PAC elaboraron proposiciones y las circularon entre sus integrantes, para que aportaran ideas. “Aquello empezó bastante crudo”, relata Jurado. Luego se incorporaron dos abogados, y tras varias revisiones, al proyecto de ley le faltan apenas detalles formales.

“Desde hace cuatro o cinco años se quiere actualizar la legislación cubana en cuanto a medio ambiente”, comenta Yuliet Rojas, asesora jurídica del grupo. “Estamos cuidando especies dentro de zonas reservadas de la biosfera: parques nacionales, áreas protegidas; las especies migratorias…  Sin embargo, no se había hablado de los perros y los gatos que tenemos en la calle”.

Charla con alumnos de la escuela primaria José María Pérez, de La Lisa.
Charla con alumnos de la escuela primaria José María Pérez, de La Lisa.

En la campaña publicada en el sitio Avaaz.org, PAC sugiere que la Ley no debe ser únicamente punitiva sino también (y sobre todo) preventiva, educativa, gestora de políticas humanitarias y promotora de valores y actitudes éticas; debe considerar la crueldad hacia los animales como delito y, en consecuencia, establecer las disposiciones penales correspondientes.

Asimismo se posicionan en contra de las peleas de perros, de gallos, y otras por el estilo: “La Ley debe proscribir y penar cualquier clase de espectáculo, público o privado, donde algún animal resulte dañado o denigrado”.

Y para garantizar la pluralidad: “La Ley debería ser redactada por (o debería recoger los criterios de) una comisión multidisciplinaria que incluyera, entre otros, a médicos, psicólogos, sociólogos, biólogos, profesores, estudiantes, ambientalistas, intelectuales, artistas, a los grupos protectores de animales que existen en Cuba, así como a otras organizaciones ecologistas y de índole afín”.

Previamente el equipo gestor de PAC envió al parlamento una carta donde explicaban qué están haciendo y cuáles son sus intenciones. Hasta el momento han firmado la propuesta cerca de 8 mil personas. Una vez que alcancen la cifra requerida, los documentos serán presentados a la Asamblea Nacional; según se espera, justo antes de las sesiones a mediados de 2016.

“Hemos invertido bastante tiempo, recursos, esfuerzo, como para proponer algo que esté mal o incompleto –señala Jurado. Entregaríamos todo este paquete, que va a ser bastante grande, y luego: esperar a ver qué pasa”.

Varios países latinoamericanos disponen de normas jurídicas contra el maltrato animal: Bolivia, Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Uruguay, Argentina, Venezuela… “Proteger a los animales es una característica de las sociedades civilizadas –argumenta Sandra, pensando aún en la imagen del dálmata herido-. Porque si una sociedad no se sensibiliza con eso, ¿entonces con qué?”.

Y otras más

Los miembros de PAC quisieran convertirse en asociación, lo cual les ofrecería un respaldo legal, y por lo tanto, la posibilidad de recibir donaciones de forma oficial, tener una sede, abrir una cuenta bancaria…

Sin embargo, la actual Ley de Asociaciones cubana establece que se reconocerá una sola organización por objeto social. Como ya está registrada la Asociación de Protección de Plantas y Animales (ANIPLANT), para el grupo, por lo pronto, no existe la oportunidad.

Ello sugiere que, además de estas dos, otras normativas esperan ser redactadas o modificadas. Están en cola la Ley de Cine, Ley de Cooperativas, Ley de Empresas (anunciada para 2017), el Código de Familia, la Ley de Prensa o de Comunicación… En los predios de la Asamblea Nacional del Poder Popular también se ha mencionado la pertinencia de una Ley de Hidrocarburos y Ley de Policía.

De acuerdo con datos del Ministerio de Justicia (2014), como resultado de la implementación de los lineamientos se han aprobado cuatro Leyes, 25 Decretos-Leyes y 22 Decretos (las llamadas normas de rango superior). Cada uno, a partir de la voluntad legislativa de las altas esferas del gobierno y el Estado. Entretanto, a tono con la modernización jurídica que pretende el país, la iniciativa ciudadana no puede quedar fuera.

infografia-pac-2015

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

One Response to Por una Ley de Protección Animal, y otras

Encuesta de Progreso Semanal

¿Cree usted que el Gobierno Cubano debería extender la vigencia del pasaporte cubano a 10 años sin necesidad de prorrogarlo cada dos años?

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados