LA HABANA.  El sistema electoral cubano vigente en la constitución desde 1976 ha tomado auge en dos artículos publicados, ambos el mismo día 20 de octubre, coincidiendo con el día La Cultura Nacional. Uno publicado por Carlos Pereyra en Progreso Semanal y el otro, del profesor Guillermo Rodríguez Rivera publicado en Segunda Cita, blog de Silvio Rodríguez.

El tema tiene jugo. Y si bien cada autor le ha entrado desde diferentes ángulos, sus trabajos muestran tres coincidencias evidentes e innegables. Las cito exprimiendo:

  1. Excesiva la cantidad de diputados para una población como la nuestra
  2. Que la ciudadanía tenga acceso a las sesiones de la Asamblea
  3. Desconocimiento por la población de proyectos de ley propuestos por los diputados

Cuando leí  ambos artículos me comuniqué con el colega Pereyra, más a mano pues somos del mismo medio alternativo, para comentarle sobre el trabajo del profesor Rodríguez Rivera. Lo había leído y me añadió que estaba trabajando un segundo artículo, que ya no escribiría porque “el profesor había escrito el aspecto medular” con el cual coincidía: el gran elector es la Comisión de Candidaturas por lo que “los electores no hacemos otra cosa que ratificarlos” (sic. de Rodríguez Rivera).

Exprimiendo más sobre el punto aprecio que los electores solamente eligen directamente a los delegados de barrio de los cuales surge la figura del Delegado Municipal, que en otros países se denominan Concejales. Y es aquí donde comienza el papel de las Comisiones de Candidaturas. Son estas las que desde el nivel municipal, el presidente de dicha comisión presenta a dos candidatos para que los Delegados municipales electos (Concejales)  voten por el Presidente y Vice del municipio. En ese  este mismo procedimiento se sigue para los diferentes niveles (provincia y Asamblea Nacional). Es decir que el factor decisorio reside en las Comisiones de Candidaturas.

Partiendo de la realidad actual y teniendo en cuenta que habrá ciertas modificaciones en nuestra Constitución, me parece más razonable y democrático abrir espacios a la ciudadanía en su ejercicio como elector privilegiado reduciendo las mediaciones y los procesos indirectos para designar las candidaturas. Para ello, el profesor Rodríguez Rivera sugiere ideas interesantes con las que podemos coincidir o no en su totalidad. Y aportar ideas también es tarea propia del ciudadano, como la de controlar mediante la más completa información la actuación de los poderes públicos que a él deben responder.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Sorry, comments are closed for this post.

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados