Algunos expertos rusos en política desconfían de las intenciones de EE.UU. en Cuba

Aunque el presidente de la cámara baja rusa expresó su confianza en que las relaciones ruso-cubanas no serían afectadas por el reinicio de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, y el ministerio del Exterior ruso no emitió inmediatamente una nota oficial acerca de ese hecho, varios expertos rusos en relaciones exteriores reaccionaron cautelosamente el jueves (2 de julio).

Una estrecha cooperación con Estados Unidos podría resultar en un cambio de régimen para Cuba, advirtió un investigador titular en el Instituto de Problemas de Seguridad Internacional en Moscú.

Entrevistado por la agencia RIA-Novosti, Aleksei Valerievich Fenenko, miembro del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, dijo que a partir de ahora “todo dependerá de la política de las autoridades cubanas”.

“Si ejercen alguna rigidez y cautela, el cambio de régimen puede ser evitado”, dijo. “Pero si asumen que los norteamericanos han comenzado un siglo de amistad, entonces, después de un tiempo, Estados Unidos seguramente organizará un cambio de gobierno”.

Confiar, pero verificar

En efecto, el consejo de Fenenko concuerda con el proverbio ruso “Confiar, pero verificar” que el presidente Reagan citó en la década de 1980 cuando negociaba con la Unión Soviética. La Habana puede ser amistosa con Washington, sugirió Fenenko, pero debiera asegurarse de que no es engañada por su vecino del norte.

No se puede hablar de un “gran progreso tangible” entre La Habana y Washington, dijo Fenenko. Su nueva relación proviene de la comprensión de los norteamericanos de que “están perdiendo su casa –Latinoamérica”.

“Así que Obama necesita demostrar al menos algún éxito visible para mostrar que sus esfuerzos en la región latinoamericana no fueron en vano. Obama no se convertirá en héroe, pero al menos será reconocido como tal”.

Es más, al comienzo de su discurso del miércoles, Obama dijo que la normalización de las relaciones con Cuba serviría para “comenzar un nuevo capítulo con nuestros vecinos en las Américas”. Más tarde dijo que “líderes de todas las Américas han expresado apoyo a nuestro cambio en política”.

Ningún “boom económico”

Los dólares norteamericanos “no fluirán como un río hacia Cuba”, dijo Fenenko. No ocurrirá un boom inversionista hasta que los norteamericanos puedan lograr el cambio de régimen. Recuerden lo que era Cuba antes de 1959: caña de azúcar, tabaco y prostitución. “Estas áreas –quizás– recibirán un boom inversionista”.

Rusia “perderá muy poco” si pierde a Cuba a manos de EE.UU., cree el experto.

“Dejamos Latinoamérica en 1987 o 1988. Desde entonces no hemos sido un participante activo. Por supuesto, Cuba continuará siendo nuestro socio en el futuro previsible, si los norteamericanos no organizan un cambio de régimen –algo que no puede descartarse.

“Pero no se puede decir que Cuba desempeña un papel clave en nuestra arquitectura de seguridad y en nuestra estructura de relaciones internacionales”.

¿Una revolución de colores en ciernes?

Boris Aleksandrovich Shmelev.
Boris Aleksandrovich Shmelev.

Boris Aleksandrovich Shmelev, jefe del Departamento de Política Internacional y Relaciones Internacionales de la Academia Diplomática de Rusia, brinda una opinión similar.

La restauración de las relaciones EE.UU.-Cuba “es un reflejo de la situación real”, dijo a Economics Today. “Hace mucho que Obama había prometido normalizar las relaciones con Cuba y él cumplió su promesa. Las sanciones y el embargo económico no dieron resultado y el régimen de los hermanos Castro no fue depuesto. Por tanto, una política como esa en la actualidad es anticuada”.

“El hecho abre una nueva página en las relaciones entre los dos países, pero por el momento no está claro como será llenada de contenido esa página”.

Según Shmelev, Cuba se encuentra en una difícil situación económica, “así que podemos suponer que Estados Unidos está considerando la posibilidad de organizar una ‘revolución de colores’ en la Isla a fin de llevar al poder a fuerzas que estén orientadas hacia Estados Unidos –una aparente alusión a disidentes dentro del gobierno.

El miércoles, Obama habló de “algunas diferencias muy serias” entre EE.UU. y Cuba, y subrayó “el apoyo imperecedero de Estados Unidos a los valores universales, como libertad de palabra y de reunión, y la capacidad de acceso a la información.

Pero una declaración oficial del gobierno cubano exigió “que sean eliminados los programas [norteamericanos] que buscan promover la subversión interna y la desestabilización”.

Cuidado con los descontentos

“Esa ‘revolución de colores’ puede que no suceda mañana o pasado mañana. Pero el terreno se preparará”, dijo Shmelev. “Hablo acerca de gente que está dentro del sistema. Hay mucha gente descontenta en Cuba, de ahí la emigración a Estados Unidos, que es provocada por las poco halagüeñas circunstancias económicas en la Isla”.

“Pero hasta ahora no está claro o bajo qué circunstancias surgirán las condiciones para una ‘revolución de colores’ que sacuda el régimen político”.

El papel de Rusia hoy en los asuntos de Cuba es desdeñable, dijo Shmelev.

“Después del colapso de la Unión Soviética, comenzamos a exigir el pago de deudas, decidimos que Cuba era un lastre para Rusia, nos comportamos de manera muy tonta y ahora estamos pagando el precio, mientras tratamos de restaurar las relaciones.

“Sin embargo, ni el intercambio de visitas entre [el presidente Vladimir] Putin y Raúl Castro, ni nuestro programa de cooperación y asistencia a Cuba pueden solucionar los problemas económicos de la Isla –y esta es exactamente la clave de la estabilidad del actual régimen político”.

La carencia de jóvenes líderes políticos visibles en Cuba es “particularmente aguda”, dijo Shmelev, “y no está claro quiénes reemplazarán a los veteranos. Ese es un hecho que determinará el futuro de Cuba, [determinará] a quién acudirá Cuba, y cómo afectará el futuro de las relaciones ruso-cubanas”.

El presidente de la DUMA no considera que exista un problema

Sergei Yevgenevich Naryshkin, presidente de la Duma rusa.
Sergei Yevgenevich Naryshkin, presidente de la Duma rusa.

No hubo ninguna declaración el jueves por parte del ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, pero Sergei Yevgenevich Naryshkin, presidente de la Duma rusa, dijo que la reanudación de las relaciones EE.UU.-Cuba no obstaculizarían las relaciones entre Moscú y La Habana.

“Nos encontramos en una relación bilateral por medio de varios grupos de integración, en aras de la cooperación”, dijo Naryshkin, quien visitó Cuba a principios de mayo.

“Cooperamos con otros, no contra otros. Lo mismo se aplica a nuestra interacción con Cuba”.

Ese sentimiento fue repetido por Emilio Lozada García, embajador de Cuba en Rusia quien, en la presentación el jueves en la Duma de un libro acerca del presidente Raúl Castro, expresó “nuestra firme convicción de que Rusia puede confiar en Cuba como un país fraternal. Lo cual siempre será, independientemente de las circunstancias, como ha sido hasta ahora”.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

4 Responses to Algunos expertos rusos en política desconfían de las intenciones de EE.UU. en Cuba

  1. Lo que se pretende con Cuba es claro, saturarla de una economia
    parasita que distraiga el dinero de la economia real y que impida el
    financiar los planes de educacion y salud del pueblo cubano y asi
    llevarlo a la situacion de Haiti o El Salvador.

    Nada nuevo y nada mas que esperar, a la gente en Washington no
    se le puede ocurrir otra cosa, el racismo o excepcionalismo como
    se le llama ahora es un problema grave diriamos de psiquiatria.

    Recordemos que esa misma forma de sentir y pensar llevo a los
    civilizados caballeros teutones del Tercer Reich a cometer los mas
    horrendos crimenes de la historia antes de Vietnan e Iraq.

  2. Se me antoja que los rusitos están ansiosos de promover ellos la revolcuión de colores en teoría, o sea, decir que ahí viene el lobo para que volvamos a caer en sus brazos…será que nos creen idiotas, no somos la región del Donbass

  3. Viendolo desde el punto de vista de los intereses del Imperio el Presidente Obama ha tomado los pasos mas inteligentes y realistas acordes a las situacion cubana e internacionales. Se lamentan del paso los “babies-anclas” del exilio historico,tan aferrados al pasado y a la bravuconeria como sus congeneres tambien historicos de la Isla. Estan apresados por sus acciones y sus compromisos de tal forma que no hay valor para romper el molde; serian acusados de traidores. La nacion toda en mas de 5 decadas solo ha dado un estadista completo y otro en potencia. El completo que pasara ya sus mejores dias(lo era con virtudes y defectos), nunca se atrevio a dar el paso de restablecer relaciones por miedo a ir perdiendo gradualmente su poder omnimodo. El potencial,Jorge Mas Canosa, mas pragmatico e inteligente que los figurones del lado de aca a lo mejor se hubiera atrevido a tratar de convencer a sus partidarios de que lo mejor es aceptar la realidad y negociar,dejar de crernos el ombligo del mundo,capacez de decirle a la primera potencia como deberia comportarse con respecto a sus aliados(?)
    Obama sabe perfectamente que es la hora de agarrar la manzana antes que se desbarate contra el piso,no hay que abundar en eso, decia el dicho; “sin azucar no hay pais”,ahora seria, “Sin Obama no hay pais’. Lo comprobaremos cuando proximamente visite
    La Habana,cual estrella Hollywoodense. La decision del Sr.Presidente tambien tiene matices geopoliticos,ya que busca cerrar la posiblidad del despliegue de armas estrategicas Rusas en Cuba,dado el enfriamiento con Putin tras los sucesos de Ucrania.
    Por sus declaraciones el Sr. Fenenko parece simpatizar con la vieja guardia Bolchevique.,mientras el camarada Shmelev aparenta ser mas sensato. Al fin y al cabo los Rusos abandonaron Cuba por la participacion de esta en el derrumbe de la URSS,tanto por los incumplimientos en todos los terrenos de la economia,como por haberlos embarcado en las aventuras Africanas y por su apoyo y participacion en el intento de Golpe a Gorbachov

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados