Charlie Crist irá a Cuba

Cuando el exgobernador Charlie Crist visitó al billonario del Gran Azúcar Alfie Fanjul (“Cuba: Aquí Viene Miami, ¡Preparada o No!”), sabíamos que era más que una visita de cortesía.

Nuestra bola de cristal está clara cuando se trata de Cuba, los Fanjul y Charlie Crist. En una primera visita a La Habana hace dos años, confirmamos la presencia de Fanjul.

Si Charlie va a Cuba, habrá logrado una hazaña singular: una vida política después de enojar a los Fanjul.

En 2008, el entonces gobernador Crist anunció un acuerdo para comprar más de 50 000 hectáreas de tierra perteneciente a la US Sugar, el cartel competidor de los Fanjul. A los billonarios Fanjul casi les da una apoplejía. Los habían dejado fuera del negocio.

La idea de que un político pudiera alterar de manera independiente su cierre del uso de la tierra en unas 285 000 hectáreas llamadas antiguamente los Everglades –el azúcar es la fuente más ponderosa de contribuciones de campaña en el estado– era más de lo que ellos podían soportar. Las razones son complejas, pero mayormente provienen de la decisión del Gran Azúcar de extraer hasta el último centavo de los suelos de sus exhaustas tierras al sur del lago Okeechobee.

El pan de Crist haría algo intolerable: abriría un camino donde los Fanjul habían bloqueado exitosamente a los ambientalistas.

En respuesta al descaro de Charlie, los Fanjul recaudaron millones de dólares y otros grandes donantes para apoyar al oponente de Crist a un escaño en el Senado, Marco Rubio. Sí, ese mismo Marco Rubio que niega el cambio climático. (Marco le debe su vida política al Gran Azúcar.)

Para 2012, los competidores europeos y brasileños de los Fanjul habían abierto caminos para grandes inversiones en Cuba. En otras palabras, los Fanjul se estaban quedando atrás.

A los que se mantienen a la cabeza les parece que tiene sentido continuar apoyando a Lincoln, Ileana y a las voces anticastristas de la línea dura, mientras que tras bambalinas tantean el terreno con la élite en La Habana. Todos los que están en la cola de chequear el equipaje en el Aeropuerto Internacional de Miami lo están haciendo: odian a Castro y envían millones de dólares a La Habana.

Charlie Crist se reunió con Fanjul y los dos tienen la misma opinión a pesar de diferencias anteriores. A ambos lados del estrecho de la Florida, el embargo apuntala aldeas Potemkin. ¿Por qué no iba a ir Charlie Crist a Cuba?

He aquí una buena razón para que vaya. En un reciente evento de recaudación de fondos para Crist en la isla Normandie, justo al norte de Miami Beach, Crist recaudó más de 400 000. El salón estaba repleto de donantes: republicanos hispanos listos para ganar dinero en Cuba.

(Tomado del blog Eye on Miami)

Sorry, comments are closed for this post.

Encuesta: ¿Cómo describiría al Presidente Donald Trump?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados