Fábrica de Arte Cubano: ir sin límites (+Video+Fotos)

010814_4

X Alfonso nos recibe el único día de invierno de esta temporada. Tiene los zapatos sucios. Carga con su caja de cigarros en la mano y a cada paso levanta un poco de polvo con los pies mientras nos conduce por el laberíntico espacio de la Fábrica de Arte Cubano y va explicando: paredes blancas, telones negros. Telones negros, paredes blancas. La interfaz pura del arte. De todas las artes.

El gris ambiental y el tímido frío habanero rodean la conversación. También un ir y venir: voces de hombres redimensionadas por el eco, clavos contra el hierro, taladros. La pequeña concretera que en el patio no se detiene logra un background particular. Son las adecuaciones finales para convertir una antigua fábrica de aceite, espléndida sobre todo por su chimenea de ladrillos rojos, en el Vedado, en una incubadora creativa.

El edificio tiene la magnitud adecuada para contener un gran proyecto.  En los primeros días de febrero arrancará. Los espacios hoy vacíos se llenarán de color, de música, de gestos, de palabras, en esta Fábrica de Arte Cubano. Y X Alfonso será, como esta vez, el anfitrión.

Progreso Semanal: ¿Cómo es la administración de todo esto? ¿Esto es del Ministerio de Cultura?

X Alfonso: Es de Cultura, pertenece al Instituto de la Música, pero el lugar está destinado exclusivamente para el proyecto Fábrica de Arte. No es la primera vez que hacemos este proyecto, ya lo probamos durante dos años, y como funciona es que cada lugar tiene su cabeza, hay una persona que se dedica sólo a gente de cine, uno de danza, uno de teatro, otro de fotografía, otro de plástica, y entonces son varias cabezas organizando todas en coordinación para que tenga un sentido, una coherencia.

PS: ¿Hay alguna exigencia estética específica para la inclusión de las obras? ¿Habrá una curaduría o va a depender del ánimo de la gente que se te acerque, que quiera hacer algo?

XA: Nosotros vamos a hacer las exposiciones por un mes. Requiere muchas obras porque no se tiene pensado coger el espacio para exposiciones personales sino conjuntas. Entonces, claro, tendrías quince o veinte pintores en un mes, exponiendo dos obras cada uno y al otro mes ya vienen otros u otras obras de los mismos pintores, pero va cambiando. Entonces lo que se ha pensado es hacer un espacio donde pueda estar lo mismo un cuadro de Fabelo que un muchacho de 18 años, que es bueno.

Lo que sí hay es un control de la calidad y un control de que la obra debe tener un peso respetable, no es cualquier cosa. Lo que se va a exponer aquí pasa por un grupo de personas de distintas manifestaciones y se hace como una especie de votación, nunca quedan fuera las obras, no es que no me gustó y ya. Realmente la obra te llega o no te llega, es así de sencillo, es tratar de que lo se ponga aquí llegue a las personas y eso tiene que pasar por un control sino se pusiera cualquier cosa. Y tenemos tantos artistas… La mayoría de artistas se concentra en La Habana, pero hay muchos fuera de La Habana y entonces se les da la posibilidad a todos esos artistas. Vive en Guantánamo, en un pueblo, pero pinta bien, de alguna forma manda para acá sus cosas, se localiza y se hace traer esa obra para acá.

PS: O sea, un trabajo de promoción…

XA: Sí, la promoción, ya la gente nos conoce, no es una cosa que vamos a tener que hacer desde cero porque ya la gente sabe de qué va Fábrica de Arte Cubano. Y todo el año vamos a hacer eventos, porque lo que no esté en exposición se hace en los eventos, hay espacio para hacerlo, de nuevos talentos, dibujo, fotografía, lo que fuera.

PS: Una vez que entre ¿qué tiempo tú supones que una persona pase aquí adentro?

XA: Tiene cuatro zonas distintas, distintos ambientes, distintas manifestaciones, en Pabexpo que era un solo sitio había veces que yo tenía que sacarlos, y ahí cabían cinco mil personas y se llenaba a full. Eran cinco mil personas cada sábado, era un solo día, esto funcionará de jueves a domingo, de 6 de la tarde a 6 de la mañana. Aquí hay una capacidad total de mil doscientas personas. Y contando el área de afuera, caben como unas tres mil personas.

PS: ¿La entrada?

XA: Cincuenta pesos en moneda nacional, con derecho a todo.

PS: Y a estar todo el tiempo que uno quiera aquí dentro…

XA: Claro.

PS: ¿Va a haber cafetería o algo así?

XA: Sí, hay una barra donde también se podrá picar algo. En los eventos grandes sí igual inventamos algo fuera, timbiriches con algo, que la gente pueda comer.

PS: ¿Tú conoces de alguna experiencia de este tipo en algún lugar, más allá de la experiencia de Pabexpo? ¿Con este concepto de Fábrica de Arte que promueve el momento de la creación con desde el intercambio con el público y entre las distintas manifestaciones?

XA: Yo he ido a muchos lugares donde he visto, por ejemplo, museos, fábricas que se han convertido en teatros, en Alemania sobre todo, que he visto que convierten una fábrica en un teatro para poner danza. Pero esa unión de todas las artes en un mismo sitio así, funcionando a la vez, no. O sea, porque puede que vayas a una nave y veas, a lo mejor, una exposición y puede que haya un DJ.

Fíjate, eso que vimos arriba, las cajas que vimos, es una biblioteca, ahí puedes llegar, coger un libro y ponerte a leer, solo dejas tu carnet de identidad. Estamos tratando de hacer acuerdos con fundaciones, con las mismas embajadas aquí, la misma Biblioteca Nacional, para tratar de mover un material que no se consigue mucho acá, como revistas de diseño contemporáneo, de fotografía digital, de cómo va el mundo…

PS: Que tenga que ver con lo que estás moviendo aquí…

XA: Con lo que estamos moviendo que al final es arte contemporáneo en todos los sentidos.

PS: ¿Tienes alguna expectativa de provocar con todo este proyecto alguna modificación en las formas de la producción artística en Cuba?

XA: Lo que estamos tratando de hacer aquí es un sitio para el arte. Ahora, ¿a qué escala? Después a lo mejor se nos queda chiquito porque es que realmente aquí no cabe toda la obra, por eso estamos tratando de hacer por meses las exposiciones, tratando de dar un espacio a cada artista que hay en la isla.

Pero realmente es una novedad.  Vamos a crear un manual, una especie de manual, para tratar de dejar por escrito cómo se está haciendo esta Fábrica de Arte, para intentar replicar la semilla; una en el centro de la isla y otro en Santiago, que lo lleven los mismos artistas, y que así no sea tan exclusivo, que vengan obras de allá para acá, obras de acá para allá y crear una cadena. Y si Dios quiere y todo sale bien y se puede hacer bien, hacer una en cada provincia, sería bueno, ¿no? Y ya después de ahí, salir al mundo.

PS: ¿Y los artistas cubanos fuera de Cuba?

XA: También.

PS: ¿Con qué va a iniciar Fábrica de Arte Cubano? ¿Con qué artistas, con qué exposiciones?

XA: Bueno, estamos escogiendo ahora los artistas, todo lo que tiene que ver con pintura, fotografía, música. Aquí vamos a hacer muchos eventos a los que la gente no está acostumbrada. Por ejemplo, un festival de música clásica… No es que no se haya hecho en Cuba, sino que, por ejemplo, un festival de Johann Sebastian Bach sí no se ha hecho en Cuba, y con eso tratar de mezclar géneros y formas. Un día viene un grupo de Hip Hop y otro día viene una camerata. Y tratar un poco eso, de ir sin límites y tratando de que la gente conozca y se nutra de lo que se hace en Cuba.

PS: ¿El primer concierto lo vas a dar tú?

XA: No, no creo.

PS: Si no fueras tú, ¿quién sería?

XA: Mira, el que abre esto es Silvio Rodríguez, el 14 de febrero.

Espere la segunda parte de esta entrevista, que será publicada en los próximos días, con un nuevo video desde la sede de la Fábrica de Arte Cubano, con X Alfonso.

Fotos y video: Claudio Pelaez Sordo

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2014 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados