Así habló Obama en Miami

Texto de comentarios hechos por el Presidente Barack Obama en Miami el viernes 8 de noviembre, en casa de Jorge Mas Santos y su esposa, Aleyda. La transcripción fue publicada en inglés por la Casa Blanca el lunes 11; esta traducción es por Progreso Semanal.

EL PRESIDENTE : Vaya, si Jorge no fuera tan bueno para los negocios, tendríamos que hacerlo postularse para algo — (risas) — porque me inspiré escuchándole. A Jorge y Aleyda y toda la familia Mas, muchas gracias por la increíble hospitalidad en este hermoso lugar y a todos los que están aquí.

Todo lo que Jorge dijo es verdad y lo recuerdo como si fuera ayer, aunque observamos que ambos hemos encanecido un poco desde la primera vez que nos conocimos. (Risas.) Cuando conocí a Jorge, yo era obviamente el menos favorito en una campaña presidencial . Y yo había tomado un gran interés en la Florida y un profundo interés en la política cubana . Pero la verdad es que yo no había tenido ocasión de hacer mucha campaña en la Florida, con la excepción de asegurarme de que la Florida reeligiera a uno de los mejores senadores que tenemos en este país, Bill Nelson, que está aquí esta noche. (Aplausos.)

Pero una de las cosas de las que yo estaba seguro — dada mi historia y mi preocupación por los temas de la libertad , la democracia , la sociedad civil , mi propia experiencia como organizador de base — era de que las políticas que Estados Unidos persiguiera se centrarían en la idea de la libertad y cómo construirla desde abajo hacia arriba . Y Jorge inmediatamente fue capaz de compartir conmigo su visión y sus ideas. Y, como consecuencia, creo que estábamos en una posición de hacer cambios que permitíeron — que abrieron la posibilidad de una mayor penetración y contacto de las familias cubanas aquí, en cuanto a las remesas y los viajes .

Y hemos comenzado a ver cambios en la isla. Ahora bien, creo que todos entendemos que, en definitiva, la libertad en Cuba vendrá debido a los activistas extraordinarios y a la increíble valentía de la gente que vemos aquí hoy día. Pero Estados Unidos puede ayudar. Y tenemos que ser creativos. Y tenemos que ser meditativos. Y tenemos que seguir actualizando nuestras políticas. Tengan en cuenta que cuando Castro llegó al poder yo acababa de nacer . Así que la idea de que las mismas políticas que pusimos en marcha en 1961 de alguna manera serían todavía tan efectivas como lo son hoy en la era de Internet y de Google y de viajes mundiales no tiene sentido .

Y creo que, en parte porque somos de la misma generación, reconocemos que los objetivos siempre serán los mismos. Y lo que tenemos que hacer es encontrar constantemente nuevos mecanismos y nuevas herramientas para hablar en defensa de los temas que nos importan tan profundamente .

Ahora bien, como mencionara Jorge, él es también un gran hombre de negocios. Y su familia tiene una gran tradición de negocios en este país. Y el sector de la energía es uno que da una enorme ventaja a los Estados Unidos . Estamos empezando a ver cambios en la geopolítica, en parte debido a la increíble producción de las fuentes de energía tradicionales y las nuevas fuentes de energía. Es interesante. Yo me reuní con los líderes de América Central cuando estuve en Costa Rica . Y lo único que querían discutir más era la energía y cómo Estados Unidos podría ayudarles con sus costos de energía. Y eso les da una idea de qué tipo de políticas públicas inteligentes — junto con destacados empresarios y líderes de negocios como Jorge — pueden hacer una enorme diferencia en nuestra posición en el mundo a largo plazo.

Ahora bien, ojalá pudiera decir que Washington siempre funciona sobre la base del sentido común. Pero Washington es un lugar político. Y lo que hemos visto en los últimos años es un aumento constante de partidismo que nos impide avanzar en las cosas que creo que la mayoría de la gente diría que no son ideas demócratas o republicanas. Son simplemente buenas  ideas americanas, con sentido común. La independencia energética es una de ellas — asegurándonos de que estamos invirtiendo en las mejores escuelas para que nuestros niños puedan competir en la nueva economía mundial; reconstruyendo nuestra infraestructura , no sólo nuestra infraestructura de energía, si no también nuestros puertos y nuestras carreteras y nuestros puentes y nuestros sistemas de control de tráfico aéreo, para que podamos permanecer en la vanguardia, asegurándonos de que estamos invirtiendo en investigación y desarrollo. Todas esas son cosas que son de vital importancia y no deberíam ser objeto de debates ideológicos .

Lamentablemente, lo que hemos visto una y otra vez es los esfuerzos bloqueados. Y, de hecho, a veces hemos visto a Washington dañar a nuestra economía en lugar de ayudarla, más recientemente, con el cierre y la amenaza de que — por primera vez en más de 200 años — Estados Unidos no podría pagar sus deudas.

Así que tenemos un cajón lleno de buenas ideas. Y algunas de ellos yo puedo hacer por mi cuenta, de forma administrativa. Pero, en última instancia, tengo que tener un Congreso que esté dispuesto a seguir adelante, a trabajar en los asuntos en los que estamos de acuerdo, aunque entendemos que hay algunos asuntos en los que vamos a estar en desacuerdo. Y es por eso que vuestra presencia aquí esta noche es tan importante.

Una de mis personas favoritas y uno de los mejores funcionarios públicos que tenemos en este país está aquí esta noche — Michael Bennet . Él es el senador de Colorado. (Aplausos.) Y Michael tiene la ingrata tarea de viajar por todo el país y recaudar dinero y reclutar candidatos en nombre del Comité Demócrata del Senado. Y tengo que decirles que cuando Michael y yo viajamos juntos a Dallas un par de días atrás, ambos nos sentamos allí y estuvimos de acuerdo en que el horizonte y las posibilidades son ilimitadas para los Estados Unidos en esta nueva generación.

Estamos en mejor posición que cualquier otro país en la tierra para tener éxito en el Siglo 21 , tal como lo estuvimos en el Siglo 20. Pero la única manera que esto va a suceder es si resolvemos parte de la disfunción política que se vive en Washington. Y ahí es donde entran ustedes, porque no podemos hacer que eso suceda sin ustedes. Y es por eso que estoy tan agradecido a Jorge por el apoyo que ha brindado .

Les daré un ejemplo específico para indicar lo que puede suceder si nos centramos no en las próximas elecciones, si no en la generación siguiente. Hemos estado hablando de la reforma de inmigración desde hace décadas. Hace casi una década, mi predecesor, George W. Bush, dijo que una reforma migratoria integral que fortalezca nuestras fronteras, mejore nuestro sistema de inmigración legal y haga algo acerca de los que están aquí en forma indocumentada, sería buena para la economía. Y eso fue bien acogido por un gran número de republicanos y demócratas.

Hemos visto que el Senado recientemente — Michael Bennet era parte de un grupo bipartidista que ayudó a aprobar un proyecto de ley integral que sabemos que añadiría más de un trillón de dólares de crecimiento económico a nuestro país, reduciría nuestro déficit por $ 800 millones, es apoyado por la policía, el clero, los negocios, los activistas de derechos de los inmigrantes. Y en este momento está siendo retenido. Está retenido no porque no sea una buena idea. La mayoría de los estadounidenses lo apoyan. Está retenido porque hay una pequeña facción en el otro partido que ha decidido que “no queremos hacer nada y nuestro objetivo principal es la obstrucción”.

La única manera en que podemos seguir ejerciendo presión para conseguir que la ley sea aprobada es asegurándonos de que el otro lado — o por lo menos esa pequeña facción en el otro lado — entienda que hay un precio que pagar cuando no actúan en base a los intereses del pueblo estadounidense. Y eso es algo que espero que aún podamos cumplir antes del fin de este año.

Y, a propósito, si los republicanos decidieran aprobarlo — y nadie sería más feliz que yo — a pesar de que sería en su beneficio político hacerlo, porque a fin de cuentas he cumplido mi última elección. Y junto con las canas, lo que le sucede a un presidente es que toma el punto de vista de distancia y empieza a pensar en términos de aquí a 10 años o a 20 años o a 30 años .

Y cuando (con suerte) yo esté jugando con algunos nietos — pero no demasiado pronto (risas) porque Malia y Sasha tienen solamente 15 y 12 años — quiero saber que lo que yo hice convirtió al mundo en un lugar mejor para ellos. Quiero que ellos sepan que, gracias a las decisiones que tomamos hoy, tenemos más independencia energética y que estamos mejorando nuestro entorno. Quiero que sepan que no sólo ellos y sus amigos recibieron una buena educación, pero que los niños en todo Estados Unidos recibieron una buena educación. Quiero que sepan que la misma libertad que gozan aquí es disfrutada en otras partes del mundo, incluyendo a Cuba .

Eso es lo que me motiva. Para eso es que me levanto todos los días. Quiero asegurarme de que estoy entregando lo que necesitan. Y sé que Jorge se siente de la misma manera. Y sé que todos ustedes se sienten de la misma manera. Por eso estamos luchando. De eso se trata.

Y sé que a veces la política parece sucia y fea. Y a veces puede ser desalentadora. Y el camino del progreso habitualmente implica dos pasos adelante y uno hacia atrás. Y no siempre se mueve en una línea recta. Eso es cierto para aquellos que todavía están luchando por su libertad. Eso es cierto para aquellos que ya disfrutan de su libertad. Pero confío en que si somos persistentes y mantenemos nuestros ojos en el premio, vamos a llegar a donde tenemos que ir.

Y estoy muy agradecido a todos ustedes por acompañarnos en este proceso. Y quiero que sepan que si tenemos senadores como Bill Nelson en nuestro Senado y Michael Bennet en nuestro Senado, entonces eso va a ayudarme a cumplir las promesas que hice.

Así que muchas gracias a todos. Dios los bendiga. (Aplausos.)

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2014 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados