Por Yadira Escobar

 

De su blog Yadiraescobar.com

MIAMI – No quiero ser anarquista, reconozco que todo Estado necesita un mínimo de vigilancia sobre sus ciudadanos para conservarse ante sus enemigos externos e internos.

Ahora vengo con el gran PERO… pero si revisan nuestros correos personales, nuestros gustos, andan curioseando sobre nuestras amistades en las redes sociales, o detalladamente escuchando nuestras llamadas más íntimas tenemos un problema real. Me parece ser una nefasta costumbre que puede destruir todo lo que conocemos como libertades civiles.

Muchas de las humillaciones que los pasajeros pasan en los controles en los aeropuertos podrían ser evitados sin poner en riesgo la seguridad del país. NO creo que un terrorista vaya a escribir por twitter o gmail nada relevante pero parece ser que hay una floreciente industria que vende todo tipo de aparatitos y servicios de espionaje y vigilancia a las democracias occidentales que hoy podría cambiar la naturaleza del sistema capitalista, arrastrándolo sin remedio a un fascismo moderno con nuevos nombres y excusas.

Con el derrumbe de tantas burbujas especulativas a los ricos solo les queda invertir en alimentos básicos como el arroz y en la industria de la vigilancia. Cámaras de todo tipo nos vigilan, y que nadie crea que es libre en la Internet. No quiero ser pesimista pero hay demasiado dinero concentrado en pocas manos y de ese grupito exclusivo es que se generan todo tipo de políticas anti-pueblo.

El presidente Barack Obama ya habló sobre el recién escándalo del programa “Prism” gracias a las reveladoras confesiones del joven Edward Snowden, de la NSA (agencia de seguridad nacional) y la CIA. Actualmente se encuentra en Hong Kong pidiendo refugio político y no demuestra estar arrepentido a pesar de la posibilidad de enfrentarse una cadena perpetua si es capturado por las autoridades norteamericanas. Debido al tratado de extradición entre Hong Kong y este país, ya se le ha aconsejado que no permanezca en la ciudad por mucho tiempo.

Julian Assange no tardó en felicitar a Snowden por su actividad y titularlo un “Héroe”.

Obama intentó calmar el público más ansioso con la información de que todos estos programas de vigilancia extrema están autorizados por el congreso y bajo supervisión de una misteriosa corte secreta.

Personalmente, no me siento nada aliviada al saber eso. ¿Me pregunto por qué?

Temas:

Leave a reply

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados