Prostitución de menor y abuso de poder, cargos a Il Cavaliere

Podría ser condenado hasta a 15 años de cárcel

Tercer escándalo sexual del mandatario en menos de dos años

Foto

El premier Silvio Berlusconi, de 74 años, al arribar ayer al Palacio Grazioli, en Roma; en la segunda instantánea, Nicole Minetti, consejera regional del Partido de las Libertades y presunta cómplice de Il Cavaliere en el escándalo sexual que lo llevará a juicio en abril; en la siguiente, la marroquí Karima El Mahroug, Ruby Robacorazones, a quien se adjudica un nexo personal con el gobernante (foto de archivo), y el premier durante una conferencia de prensa el miércoles pasado en RomaFoto Ap y Reuters
Afp, Dpa, Reuters y The Independent
 
Periódico La Jornada
Miércoles 16 de febrero de 2011, p. 37

Roma, 15 de febrero. El primer ministro italiano, el derechista y empresario Silvio Berlusconi, será juzgado a partir del 6 de abril por abuso de poder y por mantener relaciones sexuales con una prostituta menor de edad, ordenó este martes la juez Cristina di Censo. Berlusconi, quien podría ser condenado hasta a 15 años de prisión, no está obligado a presentarse ante el panel de tres jueces ese día, ni hay obstáculos legales para que continúe ejerciendo su cargo durante el procedimiento, cuya resolución podría llevar años.

Tras semanas de escándalo, que han sacudido a su gobierno y que explotaron con la manifestación, el domingo, de un millón de personas que protestaron por su machismo y exigieron su dimisión, en más de 200 localidades de Italia y de otros 50 países, la juez Di Censo ordenó que el premier sea juzgado inmediatamente, un procedimiento particularmente rápido previsto por el Código Penal italiano y que se basa en pruebas evidentes.

Las pesquisas telefónicas de la fiscalía de Milán revelaron que el 28 de mayo del año pasado, el gobernante intervino personalmente para sacar de la cárcel a la joven de origen marroquí Karima El Mahroug, mejor conocida como Ruby Robacorazones, quien entonces tenía 17. La joven enfrentaba un cargo por supuesto robo de 3 mil euros a una brasileña con la que convivía.

La fiscalía cree que el también magnate de los medios de información intervino en su liberación para que no saliera a la luz pública su relación con la joven.

Berlusconi ha reconocido que intervino, pero rechaza haber cometido abuso de poder, ya que alega que debió actuar para evitar un incidente diplomático, pues pensaba que Ruby era la nieta del entonces presidente egipcio Hosni Mubarak.

El cargo de trato con prostitutas menores de edad se basa en escuchas telefónicas y también involucra a Ruby. Se cree que la joven bailarina de belly dance y otras mujeres recibieron dinero a cambio de participar en fiestas sexuales en Villa Arcore, la residencia de Berlusconi a las afueras de Milán.

En conversaciones telefónicas, Ruby se jactó de haber estado ya con 17 años como invitada del jefe de gobierno. Más adelante, Ruby aceptó haber recibido 7 mil euros de Berlusconi, aunque ambos han negado públicamente haber mantenido relaciones sexuales.

No obstante, la juez Di Censo consideró que hay suficientes indicios de ambos cargos, y por ello decidió abrir el proceso contra Il Cavaliere.

Esta no es la primera vez que Berlusconi está inmerso en un escándalo sexual; el Rubygate es el tercero del premier en menos de dos años.

El primer escándalo estalló en mayo de 2009, cuando Verónica Lario, esposa de Silvio Berlusconi, anunció que pedía el divorcio por la gota que derramó el vaso: la presencia de Berlusconi en la fiesta de 18 años de una joven rubia llamada Noemi y que lo llamaba papito.

Lario dijo entonces que no podía continuar con un hombre que frecuentaba a menores de edad.

Tres semanas más tarde, se publicaron en medios europeos fotografías tomadas por paparazzi de las fiestas en su mansión de Cerdeña con chicas en bikini y pechos al aire.

En junio de ese año, las confesiones de Patrizia D’Addario, una hermosa prostituta de lujo que admitió ser pagada para pasar la noche con un político millonario, levantaron de nuevo una ola de comentarios con los detalles de encuentros mantenidos en la mansión de Roma del premier.

Según analistas, el juicio por procedimiento rápido amenaza con poner fin a su carrera al convertirse en el primer mandatario de Italia acusado de delito sexual.

Paradójicamente, el artículo 600 bis del Código Penal bajo el que será juzgado, fue introducido por su gobierno para luchar contra la prostitución infantil y no permite reducciones de penas, según fuentes judiciales.

Escogidas de forma casual por computador, Carmen D’Elia, Orsola de Cristofaro y Giulia Turri son las tres magistradas que fueron elegidas para decidir el futuro de Berlusconi.

Si es condenado, el premier podría ser sentenciado hasta por 15 años de cárcel. El abuso de poder está penado con hasta 12 años de prisión y la prostitución con menores con hasta tres años.

Dentro de cuatro semanas, se iniciaran dos nuevos juicios contra Berlusconi, uno por corrupción de testigo, el caso Mills para el 11 de marzo, y otro por fraude fiscal en la adquisición de los derechos de retransmisión de su emporio televisivo, Mediaset, el 28 de febrero. También está pendiente una audiencia preliminar por el caso Mediatrade el 5 de marzo.

Sus críticos comienzan a quejarse de que el primer ministro últimamente está demasiado ocupado con los problemas legales que enfrenta y, diezmado en su mayoría parlamentaria, su capacidad para gobernar tiene candados. Sólo una ley ha pasado desde principio de año y su última junta del gabinete duró sólo cinco minutos.

Temas:

Sorry, comments are closed for this post.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2016 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados