“Comercializar el gas siempre y cuando pase a manos de los bolivianos”

Entrevista a Evo Morales, diputado boliviano

y líder de campesinos, indígenas y movimientos sociales 
 

Por Óscar Gutiérrez

Agencia de Información Solidaria

Diputado en las filas de la segunda fuerza política en Bolivia, el Movimiento al Socialismo (MAS), y líder del campesinado cocalero y de los movimientos sociales e indígenas que arrastraron de la Presidencia en octubre a Gonzalo Sánchez de Lozada, Evo Morales representa hoy la bandera de la lucha por la recuperación de los recursos naturales arrebatados a los bolivianos por el Gobierno y las transnacionales.

“El pueblo se ha movilizado para que los hidrocarburos vuelvan a manos de los bolivianos”, dice Morales. Y para que la tierra no quede en manos de unos pocos. Reivindicaciones que Evo Morales ha expresado desde la sede en Madrid del sindicato español Comisiones Obreras (CC.OO.) en la primera parada de una gira europea que hará llegar su crítica al neoliberalismo hasta Holanda, Francia, Bélgica y Suiza.

“De la protesta a la propuesta”, de las movilizaciones de indígenas, trabajadores, intelectuales y sectores de la clase media a la democracia representativa y participativa, dialogante con el Gobierno chileno para recuperar una salida al comercio boliviano por el Pacífico. Esta es la carta de presentación de Evo Morales, líder carismático antes que político y paciente con el actual Gobierno de Carlos Mesa a la espera del referéndum que solucione el destino del gas, “patrimonio del pueblo boliviano”.

Oscar Gutiérrez (OG): Bolivia se encuentra hoy bajo las consecuencias políticas y sociales de la denominada ‘guerra del gas’ en la que han tenido un papel esencial los movimientos indígenas. ¿Bajo qué condiciones estarían dispuestos estos movimientos indígenas y sociales a comercializar el gas boliviano?

Evo Morales (EM): Todo el pueblo boliviano está dispuesto a comercializar el gas, pero siempre y cuando primero el gas natural pase a manos de los bolivianos; segundo, se industrialice el gas; y tercero, se exporte el gas. Porque el gas es el patrimonio del pueblo boliviano, es la esperanza frente a la crisis económica, es la solución. Por tanto, hay que recuperarlo y nadie se ha opuesto a que no se venda el gas.

Otra cosa es con Chile. Con Chile tenemos una deuda histórica, tenemos una cuenta pendiente que tiene que saldarse tarde o temprano con el acuerdo de la comunidad internacional. El tema del mar ya no es un problema solamente de dos países, sino es un problema multilateral. Evidentemente el pueblo desea que si Chile no devuelve el mar, no haya nada para Chile. Es lo que tiene que entender el Gobierno chileno para que Bolivia vuelva al Pacífico.

OG: El actual mandatario boliviano, Carlos Mesa, está planteando el referéndum sobre el gas bajo el lema ‘se vende o no se vende’, ¿qué pretende conseguir del pueblo boliviano con este lema?

EM: Quiere confundir a la población, para tener miedo de las transnacionales. Porque la pregunta debería ser si se recupera la propiedad o no, y no si se vende o no se vende. La consulta va a ser para que los fondos de capitalización colectiva pasen a manos de yacimientos petrolíferos fiscales bolivianos. Eso no debe estar en la consulta, sino la consulta fundamentalmente debe ser con relación al derecho de propiedad de los bolivianos ante los hidrocarburos.

OG: A Evo Morales se le conoce desde fuera como líder cocalero. Precisamente el cultivo de coca es otro de los problemas para Bolivia. Se pretende erradicar la producción de coca que, a su vez, es un modo de subsistencia para muchos bolivianos con un fuerte arraigo cultural.

EM: Hay que dirigir el proceso de la coca en un mercado legal nacido del internacional. Aquí (en Europa) están industrializando la coca con una bebida basada en la hoja de coca. Y, por tanto, hay que empezar la campaña por la despenalización, la hoja de coca debe retirarse de la lista de estupefacientes de Naciones Unidas, pero también hay que delimitar los cultivos de coca en Bolivia. Va a haber coca, jamás va a acabar. Si antes los españoles eran grandes cocaleros en Bolivia, sus fuentes de ingresos, su enriquecimiento en la época colonial era justamente de la hoja de coca, a estas alturas cómo vamos a pensar que se elimine. Cultivar coca, no para la cocaína, es muy diferente. Desafío a cualquier Gobierno, especialmente al Gobierno de Estados Unidos, a una alianza real y efectiva de lucha contra el narcotráfico. La droga es lamentablemente una excusa para que Estados Unidos mejore el poder y control en nuestros países. Detrás de la lucha contra el narcotráfico están intereses geopolíticos, están los megaproyectos. Líderes diseñan el Plan Colombia y… ¿Qué es el Plan Colombia? El segundo Plan Cóndor.

OG: Los movimientos sociales en Bolivia cuentan con un gran arraigo indígena. Antes fue en México, Ecuador, ahora Brasil… ¿A qué se debe este aparente renacer de los movimientos indígenas en toda América Latina?

EM: Después de 500 años de sometimiento, de esclavitud, de servidumbre, de políticas de exterminio, decidimos pasar de la resistencia a la toma de poder del territorio. Y territorio significa todos los recursos naturales de esta madre Tierra. Pero combatir con sus propios instrumentos, como lo estamos haciendo dentro de su mismo sistema. Hay esperanzas en base a la conciencia de cómo recuperar el poder para buscar cierto equilibrio económico. Yo estoy muy alentado. Nunca había pensado que iba a ser invitado a tantas conferencias, falta tiempo para participar. Me parece importante la honestidad, ser consecuente, humildad, pero también agresión con nuestros enemigos. Yo no tengo ninguna formación académica, vengo de las luchas sociales y sindicales. A estas alturas estamos a un paso de ganar las elecciones y más si seguimos en ese proceso de denunciar lo que puede pasar en Bolivia, buscando el apoyo social, como también el apoyo de los Gobiernos para defender la democracia.

OG: ¿Cuál es el puente desde ese discurso al más concreto representado por el Movimiento al Socialismo (MAS) para llegar al Gobierno?

EM: La última propuesta que hicimos: queremos combatir el déficit fiscal con ahorro interno. Y hemos demostrado numéricamente que recuperando impuestos no pagados por las transnacionales y por las empresas nacionales, y bajando el presupuesto burocrático, eliminando los gastos descerebrados, se puede enfrentar el déficit fiscal. Cómo afectar a los poderosos es el tema central. Nuestra propuesta es que quienes se beneficiaron o enriquecieron con el modelo neoliberal ahora tienen que saldar esta crisis pagando impuestos para acabar con el déficit fiscal. Y es posible. En ese camino andamos bien, pero cuando andamos bien hay una conspiración desde Estados Unidos.

OG: ¿Y qué puede temer Estados Unidos de unos movimientos indígenas que tanto le incomodan?

EM: El movimiento indígena sigue siendo un movimiento que lucha por la vida, que defiende la humanidad, un movimiento que lucha por los recursos naturales, pero también por la democracia y los derechos humanos. Y cuando el movimiento indígena se levanta, Estados Unidos acusa, desprestigia y sataniza. Lo que veo es que este movimiento es imparable a nivel internacional y como ellos (Estados Unidos) quieren intervenciones, pueden intervenir con facilidad, pero jamás van a poder controlar. Así se intervino en Irak, pero, ¿qué controlan? Nada. La única solución para Irak es el retiro inmediato de los militares norteamericanos. Es seguridad para los soldados invasores, para el pueblo iraquí, hasta seguridad para Naciones Unidas. Yo creo que Estados Unidos seguramente estaba planificando intervenciones a Cuba, a Chávez, tal vez a Bolivia, pero no van a poder controlar porque es una lucha de identidad, una lucha cultural en este nuevo milenio. 

Óscar Gutiérrez, periodista, colabora con la AIS.

 

Temas:

Artículos relacionados

Sorry, comments are closed for this post.

¿Cuales piensa usted son las probabilidades que a Trump lo acusen (impeach) en 2018?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Progreso Semanal, fundado por Francisco G. Aruca, es una publicación independiente con carácter progresista.
Editor: Álvaro Fernández
1602 Alton Road, Suite 28 Miami Beach, FL 33139.
Copyright © 2018 Progreso Weekly, Inc. Todos los derechos reservados